¿Bruce Springsteen en Oviedo y Gijón en 2013?

ACTUALIZACIÓN 07/02/2013:
Finalmente, habrá concierto de Bruce Springsteen en Gijón. De momento es el único confirmado de la gira española.
Será el 26 de junio en el Molinón y las entradas estarán a la venta partiendo, según parece, de los 55 €.


Está circulando por ahí el rumor de que en la segunda parte de la gira ‘Wrecking Ball’ de Bruce Springsteen, este recalaría -además de en otras ciudades españolas como Vigo o Valladolid- en Oviedo Y en Gijón.

Puede parecer un poco absurdo que se plantee que dos ciudades de la misma provincia, separadas por unos 20 minutos de trayecto, acojan un evento de esas características, en el que hay que vender muchas entradas para recuperar la inversión.
Pero no, es lo normal en un país en que cada pueblo se empeñó en tener su auditorio, su palacio de congresos, su gran equipamiento cultural, deportivo o ferial, los cuales yacen hoy vacíos de actividad y contenido, costando cientos de millones al contribuyente.

No sé si al final el Boss ofrecerá concierto en Oviedo, en Gijón, o en ninguna. Pero desde luego no me extrañaría volver a ver absurdos como esos, sabiendo que nuestros gestores culturales se han cargado la iniciativa privada para después ofrecer la nada o, peor aun, el sonrojante espectáculo de “si este lo tiene, yo no voy a ser menos”. Lo único que nos separa de ello es que ahora ya no queda ni un duro. Si no, probablemente habría un concierto de Bruce Springsteen este próximo verano en cada pueblo de Asturias.

El porqué de los gastos de distribución abusivos de Ticketmaster y otros

Seguro que cuando sacas una entrada por Internet te preguntas cómo puede ser que te cobren unas cantidades desmesuradas en concepto de gastos de distribución. Yo también lo hago. Parece que el de montar una plataforma de venta de entradas sea un negocio redondo donde te llevas 6 euros por entradas de 30, simplemente por poner una web y una plataforma de pago, y poco más.

Así que un día me puse a darle vueltas a por qué entonces no había más competencia en ese mercado, y por qué la venta de entradas suele estar dominado por plataformas a menudo vinculadas con entidades financieras. Y me temo que las comisiones bancarias tienen parte de la culpa. Me explico.

Entrada de 30 €.
Supongamos que esos 30 € son para el promotor/organizador del concierto.
Si ponemos una comisión de 1 €…
Aparentemente nuestro margen es ese euro completo. Aun así, del euro que suponen nuestros servicios, un 21% es IVA, con lo que realmente son 0,83 €.
El cliente deberá pagar 31 € con tarjeta de crédito. Pero, hete aquí que la comisión del pago con tarjeta es de un 2%. Es decir, de 0,62 €.
Así que el euro se ha convertido en 0,83 – 0,62 = 0,21 €.
Solo descontando el IVA y las comisiones, después de cobrar 31 € hemos ‘ganado’ 21 céntimos.

Por supuesto, esto no explica por sí solo que en muchos casos las cargos por emisión que nos cobran estas plataformas por entradas que nosotros mismos nos imprimimos en casa, pero sí conviene tener en cuenta que aparte de los impuestos hay determinados gastos que la plataforma de venta tiene que asumir sobre el total de la venta.
Puede que el intermediario sea abusivo, pero desde luego, no es el único responsable de que los gastos de distribución sean los que son.

Los 5 peores discos (de mi colección)

Sin rodeos. Os propongo un meme a todos donde hagais un Top5 con los 5 discos más malos, infames y frikis que teneis (originales) en vuestras casas. Esos que os regalaron y os comprasteis, y que escondeis en un cajón donde nadie pueda ver, o que sacais para ahuyentar a las visitas.

Este es mi Top 5 actualmente:
Continúa leyendo Los 5 peores discos (de mi colección)

10 conciertos que desearía poder repetir en cualquier momento…

Hoy, mientras conducía, iba pensando en algunos conciertos únicos que querría poder volver a repetir. Y se me ocurrió hacer una lista con diez que me parecen muy especiales por una u otra razón. Por cierto, el orden es arbitrario…y seguramente influido por lo que he visto más recientemente.
Continúa leyendo 10 conciertos que desearía poder repetir en cualquier momento…

Detalles que no cuestan (casi) nada

Hace cosa de dos años recibí uno de tantos discos nuevos en la dirección de EVMocio. Era de un grupo llamado ‘Angelik Acid’ y sonaba muy bien, así que hice la pertinente crítica de Delayed (Rec Division, 2010) y luego presté aquella edición promocional, antes de haber convertido a Mp3 el disco. Craso error, porque aun no he recuperado ese disco, y por tanto, la única alternativa que encontraba para escucharlo era Spotify.

Así que la semana pasada decidí entrar por fin a la web de Angelik Acid y encargar una copia. El precio era muy razonable: 10 € con gastos de envío incluídos así que dicho y hecho.

Hoy he recibido un paquete con mi copia de ‘Delayed’ y otra más con una pegatina ‘Para que lo regales’. Un dos por uno en toda regla, sin previo aviso. El coste de hacer esas cosas es bajo (al final lo más caro en estos casos es casi el envío…) y sin embargo, puede llegar a tener un gran poder.

Una buena acción comercial es precisamente aquella que no solo consigue satisfacer la expectativa del cliente, si superarla, ponerse un peldaño por encima. Hay detalles que cuestan poco y hacen mucho, en la venta y en la vida en general.

Recordando la cinta Breakfast & Music de Nestlé.

Esta es una historia real y nostálgica acerca de algo tan mundano y a la vez maravilloso como una casete con canciones ya clásicas, llamada ‘Breakfast and Music’ que Nestlé puso en mi vida hace casi 20 años.

El Renault 5 de mis padres al principio no tenía radiocasete. Cada vez que íbamos a alguna parte en coche anhelábamos uno. Un día mi padre apareció con un viejo Blaupunkt que un primo le ayudó a colocar en el coche, instalando el cableado, altavoces y antena. Fue todo un hito.
Sin embargo la radio apenas conseguía sintonizar unas pocas emisoras, y tampoco había en casa muchas casettes que pudieran ofrecer cierto consenso entre unos niños en torno a los 12 años y unos padres que siempre parecen mayores aunque tengan treintaypoquitos.
Continúa leyendo Recordando la cinta Breakfast & Music de Nestlé.

Canciones que inspiran: Brandi Carlile – My Song

No hace tanto que descubrí a esta americana (Rivensadale, Washington, 1981) que cuenta con algunas canciones realmente magnéticas, pero los últimos meses dos de sus discos -‘Give Up The Ghost’ (2009) y ‘The Story’ (2007), al que pertenece la canción que hoy comparto- vienen ocupando una parte muy importante de mi atención.

El tema cuya interpretación en directo (grabada por un asistente a un concierto, con las limitaciones que tiene eso) os dejo se titula ‘My Song’.

Everything I do surrounds these pieces of my life
That often change or maybe I’ve changed
And sometimes seeming happy can be self destructive
Even when you’re sane or only insane

But don’t bother waking me today

Here I am I’m so young
I know I’ve been bitter I’ve been jaded I’m alone
Every day I’ll bite my tongue
If you only knew my mind was full of razors
That cuts you like a word if only sung

But this is my song it is my song

Now I live every day like there’ll never be a last one
Till they’re gone and they’re gone
And I’m too proud to beg for your attention
And your friendship and your time
So you can come and get it from now on

Here I am I’m so young
I know I’ve been bitter I’ve been jaded I’m alone
Every day I’ll bite my tongue

If you only knew my mind was full of razors
That cuts you like a word if only sung

This is my song it’s my song

And it’s you it is you

Here I am I’m so young
I know I’ve been bitter I’ve been jaded I’m alone
Every day I’ll bite my tongue
If you only knew my mind was full of razors

I’m not sure I can take it I’m nothing strong to hold to
I’ll wait to only hate you my mind is full of razors
That cuts you like a word if only sung

But this is my song

Música: del consumo al coleccionismo

NOTA: Esta entrada se publica también en la sección de opinión de EVMocio. A partir de ahora, las opiniones sobre el mundo de la música más ‘elaboradas’ intentaré desviarlas allí.

Decía el otro día muy acertadamente en una entrevista José Ignacio Lapido -acabo de publicar una crítica de su nuevo disco ‘De Sombras y Sueños’-, que los discos “van a quedar como objeto de coleccionismo”. Otros opinan que la industria se muere. No cabe duda que cada vez se venden menos discos, pero como ya se ha dicho muchas veces, la música no se muere, en todo caso, la ‘industria’ de las grandes multinacionales de esto que tienen que vender muchos millones para soportar infraestructuras muy grandes -hablaremos de esto otro día-.
Continúa leyendo Música: del consumo al coleccionismo