El arranque de los proyectos IT

Estos días está en la prensa el traslado del HUCA, y se mencionan a menudo los problemas en la puesta en marcha del nuevo software -Cerner Millenium- implantado en dicho hospital.

Sin pretender entrar en el detalle de los diferentes problemas, se mencionan algunos que, por desgracia parecen ser muy comunes en la mayoría de implementaciones de un nuevo software:

– Funciones y procesos sin probar o que fallan.
– Falta de formación en los usuarios finales.
– Funciones y procesos pendientes de desarrollo.
– Cargas de datos inexistentes o mal realizadas.
– Etc.

Se diría que nadie está a salvo de esa clase de ‘imprevistos’, por muchas metodologías de implementación y desarrollo que se usen o se quieran usar.

¿Solemos lanzarnos demasiado por no incumplir plazos programados con mucha anterioridad?
Está claro que siempre hay un componente de incertidumbre en todo arranque de un proyecto IT. A veces, no queda otra que lanzarse, porque habrá fallos que no se puedan prever hasta que se ponga en funcionamiento.

Cursos on-line gratuitos y de calidad en MiriadaX

Para los que -como yo- la desconocían hasta hace poco, os recomiendo dar un vistazo, si estais buscando ampliar vuestros conocimientos en algún área, la plataforma MiriadaX puesta en marcha por la red Universia, como una plataforma de ‘Cursos On-line Masivos’ o MOOC donde las diferentes universidades pueden impartir estos cursos, los cuales se ofrecen de forma gratuita.

Quizás la gran ventaja de los cursos de esta plataforma frente a otros cursos on-line gratuitos -oferta no falta en la red- es el hecho de estar desarrollados por docentes de las principales universidades iberoamericanas, lo que -a priori- es ya una cierta garantía.

De un primer vistazo hay algunos cursos con el plazo de inscripción abierto que tienen bastante buena pinta:
– Alemán para hispanohablantes: nociones fundamentales (UNED)
– Android: Programación de Aplicaciones (UPV)
– Cómo implantar grupos de mejora de procesos (UPV)
– Inglés profesional-Professional English (UNED)
– Técnicas de Creatividad (Universidad de Cantabria)…

Y así varias decenas de cursos de diferentes áreas totalmente gratuitos.

Podeis daros una vuelta por www.miriadax.net

Cómo tratar con clientes (o jefes, o…) insoportables

Algunas ideas a vuelapluma sobre cómo gestionar la relación con esos clientes/jefes eternamente descontentos, que piden cosas irrealizables o muy difíciles pero se ofenden cuando se dice que no, e incluso pierden el respeto debido a la relación profesional.

  1. Si tu postura no es negociable toca defenderla, con argumentos.  Si no los tienes en ese momento, siempre es mejor poner un tiempo muerto de por medio para organizarse: “creo que va a estar bastante complicado, pero si me das unos minutos hago unas comprobaciones y te lo confirmo”.
  2. Continúa leyendo Cómo tratar con clientes (o jefes, o…) insoportables

Peter Drucker y la importancia de las personas

Hay quien cree que la gestión empresarial es, principalmente, una cuestión fría.
¿Qué importancia tienen en ella las personas? ¿Hay razones para pensar más en las personas? Y, mejor aún, ¿puede ser que ganen más dinero aquellos gestores que, paradojicamente, piensan primero en las personas que en el dinero -los resultados-?.

El autor austríaco Peter Drucker, referenciado a menudo como ‘padre’ del management, está reconocido como uno de los autores clave del siglo XX en lo referente a gestión.
Hay muchas recopilaciones de la obra de Drucker, libros basados en los suyos, reescrituras y reinterpretaciones. Muchos gestores han extraido ideas de libros como ‘La práctica del management’ (1954) y, sobre todo, ‘El ejecutivo efectivo’ (1967). Se le vincula a palabras como ‘eficacia’, ‘gerencia’, ‘dirección por objetivos’.
Pero Drucker se interesó también por la importancia de las personas, entendió la importancia creciente de los trabajadores cuya gran aportación eran sus mentes y no sus manos, con la paradoja de usar conocimientos que sus superiores pueden no dominar. También se interesó por el funcionamiento de organizaciones filantrópicas.

Creo que aunque no se pueda pedir que todos los que han tomado como principio de gestión alguna frase suya lo abanderen, Drucker comprendía la importancia de las personas y de la ética y supo reflejarlo incluso con cierta mordacidad.
Me gustaría compartir algunas de las frases más destacables de Peter Drucker al respecto:

Nadie debería ser nombrado para una posición directiva si su visión se enfoca sobre las debilidades, en vez de sobre las fortalezas de las personas.

Lo que motiva a trabajadores del conocimiento es lo mismo que motiva a los voluntarios… necesitan, sobre todo, retos.


Gestión es hacer las cosas bien, liderazgo es hacer lo correcto. (*tiene más sentido en inglés: Management is doing things right; leadership is doing the right things.

Leadership is not magnetic personality–that can just as well be a glib tongue. It is not making friends and influencing people –that is flattery. Leadership is lifting a person’s vision to higher sights, the raising of a person’s performance to a higher standard, the building of a personality beyond its normal limitations.

Motivación: el factor invisible de la excelencia

Se escucha mucho hablar de la ‘excelencia’, a menudo contrapuesta a la ‘mediocridad’ -lo cual le da un sentido demasiado peyorativo a esta última, obviando el significado real de mediocre-. Se diría que la excelencia es el objetivo primordial al que debe aspirar un profesional, una organización.

Son muchos los que intentan dar fórmulas cuasi-mágicas para la excelencia, muchos los conceptos, estrategias y procesos que nos cuentan para alcanzarla. Pero hay una cualidad que diría que está presente siempre detrás de la excelencia: la motivación. No la motivación como deseo finalista “quiero ser excelente”, sino como ánimo que impulsa a hacer las cosas. Muchas veces la excelencia se alcanza, por tanto, incluso sin proponérselo partiendo de una motivación personal (pensemos en el caso de tantos deportistas) que lleva a la disciplina interior, o simplemente a hacer las cosas bien sin más razón que la satisfacción de hacerlo como uno cree que debe ser.

Asi pues, a menudo la motivación es un asunto personal que desarrolla, ‘educa’ y hace crecer el propio individuo (automotivación) pero desde luego también cabe despertar en otros la motivación (hay auténticos expertos en ello).

Pero…¿saben tantas organizaciones que presumen de excelencia o de querer alcanzarla cómo motivar a los miembros de la misma? O, más importante aun, ¿saben cómo conservar la motivación con que esos miembros venían de serie?

Lectura recomendada: ‘¿Qué hace falta para ser un líder?’, Daniel Goleman. Publicado en el nº 126 de Harvard Deusto Business Review. [pdf en inglés]

Conversación lunar: o cómo saber cuándo exigir

Me llega por correo este divertido post titulado ‘Conversación Lunar’, que publica el blog de Jose A. Perez en el que se recoge una posible conversación entre Armstrong y la base de Houston justo antes de que ete saltara a la superficie lunar, del que os dejo un extracto:

A: Ya, por supuesto, cada vez que hablo de las vacaciones no entendéis lo que digo. Parece mentira que seáis todos ingenieros, joder. 

H: Neil, por favor, las cámaras están emitiendo, el mundo espera a que salga. 

A: Bueno, el mundo ha esperado 4.500 millones de años, creo que podrá esperar hasta que yo aclare el tema de mis días libres. 

H: Neil, en Houston… No creemos que sea el momento de hablar de esto. 

A: No, ya, por supuesto, es que nunca es el momento. 

(Fragmento incomprensible.) 

H: ¿Cómo dice, Aldrin? 

A: ¡Que yo lo quería hablar el mes pasado! Pero me dijeron no pienses en eso, me dijeron piensa en la Luna. Y yo, okey, sí, tiene razón, tengo que concentrarme en la misión. Pero, claro, luego voy a casa, mi mujer me pregunta por las vacaciones, ¿y qué? ¿Qué le digo? ¿Que estoy pensando en la Luna? No nos va bien últimamente, ¿sabes?, lo nuestro se ha enfriado, y vosotros no ayudáis una puta mierda. 

H: Neil, escuche… 

A: ¿Y el plus de peligrosidad?  [leer completo]

La moraleja del texto, divertidísimo, viene a ser algo así:  cuando te toque pringar horas y horas sin ver un duro, quedarte sin vacaciones, para cada marrón que te caiga…  cállate como un perro, toma nota mental, y el día que más te necesiten… tú tendrás la sartén por el mango.

¿Por qué los jóvenes universitarios no queremos ser comerciales?

Es algo realmente curioso y que se comenta mucho. Aunque tradicionalmente han sido los Diplomados en Empresariales y los Licenciados en Económicas (hoy ADE por un lado Economía por otro) los que tendían a ocupar puestos comerciales, hoy en día la actividad comercial no es ni siquiera para la mayor parte de ellos una opción a considerar.

Se me vienen a la memoria ahora mismo un artículo de José Aguila recogido en su libro “Personas, Gestión y Logros” titulado “Desencuentros empresa-universidad” y la opinión de Jaume Llopis en su libro “Dirigiendo y Reinventando la Empresa”, donde Llopis afirma que esa situación se produce a pesar de que la actividad comercial no solo es la más importante en una empresa sino que quines se dedican a ella son los profesionales con más probabilidades de ascender y conseguir puestos de responsabilidad en la empresa.

Pero si, además, suelen ser puestos bien pagados… ¿Por qué parece que no los queremos? ¿O será que no todos los puestos comerciales son iguales?

Espero vuestras opiniones. O vuestras ofertas de trabajo 😀