David

Probablemente no sea el David Lombardía que crees. Eso depende. Ni siquiera yo lo tengo muy claro.

Quise ser periodista para viajar por el mundo contando historias. Acabé estudiando la ciencia lúgubre y descubriendo que hay muchas maneras de viajar y unas me gustan más que otras.
Idealista y soñador, no sé si sabría vivir sin música y libros, y por el momento no me interesa averiguarlo.
Querría saber tocar el piano, pero acabé pegado a otro teclado, el de los ordenadores que, por ahora, me dan de comer.

Me sigue fascinando contar historias. Y escucharlas. Y leerlas. Aunque tenga la impresión que cada vez lo hago menos.
Creo en el poder de la risa, las sonrisas, las palabras, la paciencia y el equilibrio.