Tristeza

No podía quitarme de la cabeza su expresión de angustia, ni las palabras que usó a continuación.

La desesperación que sentía, la ansiedad, el ejército de agujas clavadas en la cabeza, el vientre encogiéndose sobre sí mismo y la sensación de completa irrelevancia en el mundo se hicieron también mis compañeras.

La luz del sol, antes aliada, pasó a convertirse en una dolorosa tortura para los ojos.

Incapaces de digerir la tristeza, nos indigestamos de ella hasta que en un determinado momento, fundidos en un fuerte abrazo, comenzó a disolverse y se escapó en un sonoro eructo. Puso cara de circunstancias, y los dos nos reímos a carcajadas.

Publicado por

David Lombardía

Economista/informático (quizás ni una cosa ni la otra). Música, tecnología, comunicación, viajes, gastronomía, fotografía...son algunos de mis intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *