Vicios

– ¡Ramírez! Esa no es la contabilidad de noviembre ¿Qué está usted haciendo?
– ¿No es obvio, señor Pérez? Estoy viendo un poco de pornografía.
– ¡Le parecerá normal!.
– Hombre, es justo reconocer que lo de esta morena es superlativo, ¿no cree?
– Pero… ¡aquí se viene a trabajar! ¡Es inaudito! Nunca había visto nada semejante…
– Créame, jefe, en esta página las hay incluso mejores…
– Pero, ¿cómo se atreve?¿No le da vergüenza?
– Señor Pérez, mis compañeros salen todos los días a fumar dos veces por la mañana y dos veces por la tarde. Yo prefiero ver mujeres desnudas. Cada uno tiene los vicios que tiene. Pero ya ve Vd. que procuro ser algo discreto.
– Tenemos que hablar usted y yo urgentemente.
– Por supuesto, precisamente quería preguntarle… ¿esta de aquí no es su santa señora?
– …
– …
– Venga conmigo, tenemos que hablar.
Ramírez salió de allí con un despacho y sueldo nuevos. Había amortizado con creces el curso de Photoshop y diseño web.

Escrito por:

Economista/informático (quizás ni una cosa ni la otra).

Música, tecnología, comunicación, viajes, gastronomía, fotografía…son algunos de mis intereses.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *