Interés compuesto: una fórmula demasiado desconocida

Si hay una fórmula matemática básica que toda persona debería conocer y que mucha gente ignora, esta es la del interés compuesto. A saber:
QF = QI * (1 + t)^ p
Esto es: la cantidad final es igual a la cantidad inicial multiplicada por uno más la tasa, elevado al número de períodos.
Esta es una fórmula de tipo exponencial porque los intereses pasan a formar parte de la cantidad en base a la que se calcula el interés sucesivo.
Esta fórmula permite calcular rápidamente la rentabilidad total de una inversión, o el coste de un préstamo. Y aunque el resultado nos sirva solo para establecer una aproximación, sí nos permitirá comprobar hasta qué punto mucha gente no sabe lo que hace cuando se hipoteca para toda su vida.
Haced el experimento, y coged a una pareja que recientemente se haya comprado una casa, y hecho una hipoteca de unos 250.000 € a 40 años. Preguntadles que qué harían si ganasen un millón de euros en la lotería y comenzarán a hablar de tener solucionada su vida, como si nunca fuesen a ver tanto dinero en su vida.
Ahora, hagamos un rápido cálculo suponiendo que el tipo de interés medio que van a pagar a lo largo de esos 40 años es de un 3,75% (ciertamente optimista):

250.000 * (1,0375)^ 40 = 1.090.094 €
Según este cálculo, deberán pagar algo más de un millón de euros por esa casa.

Y no digamos si incrementamos el número de años o el tipo de interés…rápidamente el precio final se nos irá muy cerca de 2 millones de euros.

Ya sabeis, la próxima vez que alguien diga que un millón de euros le solucionarían la vida, recordad que eso será solo si no tiene hipoteca o la puede cancelar.