La Operación Triunfo de VALE MUSIC

Mucho se ha hablado ya en todos los medios y soportes del fenómeno Operación Triunfo y de las montañas de dinero que ha movido en torno suyo. Precisamente la empresa que posiblemente haya obtenido más rendimiento de este éxito televisivo ha sido Vale Music, una auténtica desconocida para muchos hasta hace sólo unos meses, pero que ya había cosechado un buen número de éxitos en su relativamente corta carrera

Una discográfica distinta
vale music logo

Cuestión de números

Compró los derechos musicales de Operación Triunfo por 36.000 € en la mejor operación de la historia musical española, derechos a los que Rtve había renunciado y que Gestmusic ofreció a varias discográficas. Haga números y calcule si no tienen motivos para la alegría…

Esta discográfica catalana con claro carácter localista (su mercado se limita casi en su totalidad al mercado español) podría decirse que está especializada en canciones del verano o, al menos, en ritmos bailables. Vale Music apostó desde el principio por una estrategia un tanto diferente de la habitual en un mercado discográfico dominado por las grandes majors donde conseguir llevar a un artista a las listas de los más vendidos tiene un coste económico altísimo y un riesgo muy difícilmente asumible por una pequeña empresa (no en vano se dice que de cada 10 lanzamientos musicales, sólo uno consigue alcanzar el umbral de rentabilidad). Así pues, Vale Music optó por combinar dos estrategias (¿o deberíamos decir líneas de negocio?) diferenciadas pero complementarias que le permitían minimizar riesgos:

1.- Por un lado, la compra de derechos musicales de temas sueltos de artistas con cierto renombre, sobre todo del panorama dance, para la confección de discos recopilatorios que son especialmente demandados por un publico jóven y que, sobre todo en verano, cuentan con una alta demanda. Asimismo, también cabe la posibilidad de hacerse con los derechos para versionar una canción, generalmente más barato que incluir la canción original en el disco, para luego encargar a ungrupo desconocido la elaboración de una versión lo más similar posible a la original; esta técnica se usa bien como complemento a los temas originales en dichos discos recopilatorios para los casos en que incluir el tema original supone un desembolso muy alto (Chayanne, Ricky Martin…)o también, en la elaboración de discos recopilatorios de bajo coste que algunas empresas usan como vehículo de promoción entre sus clientes.

2.- En segundo lugar, el lanzamiento de artistas desconocidos convirtiéndolos en ídolos de fans aunque sólo sea por un verano. Esta actividad se diferencia de la de otras discográficas en una razón principal, y es que Vale Music apenas invierte en publicidad para dar a conocer sus artistas, que últimamente ven convertidos sus temas en «la canción del verano» gracias al poder de la televisión. No en vano, los últimos éxitos de Vale Music le llegaron gracias al programa Gran Hermano, donde los catalanes colocaron estratégicamente la música de uno de sus últimos baluartes: Coyote Dax, quien, curiosamente, vuelve a sonar este año una vez más en ese programa.

Y es que esta empresa que se caracteriza por una aguzada visión de negocio fuera de toda duda, tiene muy asumido el poder de la televisión como medio de masas. Aceptó la oferta para editar los discos de Operación Triunfo consciente de que encajaba a la perfección dentro de su target (el público más jóven) y sabiendo que no debería hacer ningún esfuerzo publicitario ya que toda la promoción procedería del programa de TV, por lo que los riesgos eran muy bajos: aunque el programa no hubiese sido un éxito, existiría un grupo de espectadores fieles que querrían hacerse con los discos que mostraban las evoluciones de los concursantes.

El efecto Operación Triunfo

Pero Operación Triunfo se convirtió en un éxito que rompio todas las marcas habidas y por haber, incluidas las de ventas de discos. Para conocer la magnitud del negocio, no hay más que hacer algunas sencillas multiplicaciones: dos álbumes dobles que vendieron en torno a 1.300.000 copias cada uno, una docena de galas con sus correspondientes 100.000 discos editados, venta de derechos musicales a periódicos y revistas que ya editan los temas de nuevo… Y todo esto en plena crisis de la industria discográfica -o al menos eso dicen desde otras discográficas que, tal vez deberían pararse a reflexionar seriamente sobre los precios de sus discos-. Pero el negocio no ha hecho sino empezar, porque Vale Music será quien edite los discos en solitario de unos cuantos de los concursantes del programa (Natalia, entre otros) que, una vez más contarán con la suficiente promoción externa como para no tener que hacer grandes esfuerzos para convertirlos en ídolos de fans.

En Vale Music difícilmente olvidarán este ejercicio en el que hicieron, sin lugar a dudas el, hasta el momento, mejor negocio de sus vidas, y es que éste ha sido, sin lugar a dudas su mejor ejercicio económico. En sus oficinas, los directivos pueden sentirse orgullosos y cantarles a los chicos de la academia eso de «A tu lado hoy brilla mi estrella, A tu lado mi sueño se hará por fin realidad».

David Lombardía. © ElVilMetal.com 2002.